Cultivar el interior resulta mucho más difícil que cultivar el exterior; no existen pautas claras a parte de aquellas que te guíe tu interior y muchas veces escuchar lo que te dice esa vocecilla da un miedo apabullante.

Cuando decidí empezar a escucharme a mí misma, sabía que sería una tarea difícil y si además lo unimos al hecho que debo definir una rutina diaria diferente a la que venía haciendo últimamente, el tema se complica más. Mi propósito semanal consistía en curtirme todo lo posible a nivel interno para poder conocerme un poco y descubrirme, pero este propósito casi que se quedó en una declaración de intenciones… No obstante, hay algo que he conseguido instaurar dentro de mi rutina diaria como un hábito: los escritos mañaneros. Y puede que sea uno de los motivos por los que di rienda suelta a mi creatividad de otra manera.

Cuando la inteligencia se divierte eso es creatividad

Resulta que fue el cumpleaños de mi pareja y con todos mis cambios recientes no había tenido tiempo de pensar en él y ocuparle un poco de espacio y me decidí a prepararle algo especial para su 34 cumpleaños. Mi idea inicial era hacerle un día lleno de experiencias, con sesión de brunch, relax, compras con personal shopper (yo) y finalmente teatro; pero a él le hacía ilusión celebrar su cumpleaños con amigos, así que modifiqué un poquito mi regalo para complacer a todos. Así que pensando y pensando cogí un poco de ideas de mi gran aliada Pinterest y le preparé un desayuno sorpresa, con pancakes, zumo recién exprimido, galletas con virutas de chocolate, etc. Tanto se me fue la olla que tuvimos desayuno para 3 días los dos. Y a partir de ahí pensé en hacerle una presentación del desayuno con alguna especie de revista y póster y como tenía algunas fotos que mi amigo nos había pasado de las sesiones de foto de nuestra boda y post-boda (@ahab), las aproveché e hice esto que os enseño ahora. ¿Y cómo? Porqué a ver, mis ideas creativas tienen sus límites y yo de diseño gráfico no sé mucho aunque me encanta, pues con www.canva.com descubrí un mundo por explorar! Hay millones de plantillas a cuál más bonita y con un poco de visión puedes llegar a hacer maravillas. ¿Recordáis el tríptico de mi antiguo post sobre las posibilidades de capitalización?, pues lo hice gracias a canva, y estupendísimo oye. Creo que va a ser un gran aliado a partir de ahora.

Pues ya sólo la preparación de los regalos me llevó varios días, entre las fotos y algún que otro regalo me dejé llevar y cuando me di cuenta estábamos a jueves, con mis regalitos muy bien plantados pero sin mi planteamiento semanal. Aún así, me di cuenta que estaba contenta, relajada, ilusionada y con muchas ganas de hacer cosas. Justo antes de mi despido, mi nivel de ansiedad era tal que llegaba a mi casa sin fuerzas, con un estrés importante y con la cabeza muy embotada. Y es que no te das cuenta de cómo lo estás pasando hasta que no tomas perspectiva de la situación y puedes alejarte un poco de ella, y la verdad, con todos los cambios empresariales que habíamos vivido en el transcurso de un año (cambio de accionariado con nueva dirección, despidos de la cúpula directiva, cambio de fórmula de trabajo, cambio de oficina, integración de la empresa en un grupo empresarial con diferente forma de trabajar, encajar en un nuevo equipo con personas nuevas, ERE….), estaba muy cansada. Y cuando escribo la sucesión de eventos que he pasado en mi antigua empresa me vienen imágenes a la mente de todo lo sucedido y me parece impresionante la capacidad de aguante que puede tener el ser humano. Si vierais los ánimos de mis compañeros en todo el proceso era horrible, la motivación evidentemente 0, los ánimos por los suelos… Cuesta de llevar.

Las necesidad de tranquilidad llama a mi puerta

Y esto me lleva a algo que detecto mientras escribo, y es el hecho que al haber pasado por este proceso, mi interior seguramente necesitaba un poco de relax, sin exigencias ni plannings, y ésta semana la dediqué a cuidarme un poquito también, yendo al gimnasio, viendo series (vimos la primera temporada entera de Santa Clarita Diet, que por cierto opino que tiene que ver mucho con la Gestalt – algún día haré un post sobre esto-) y atendiéndome. Supongo que una parte de mí también teme saber la respuesta de mi destino, porqué puede que me resulte difícil descubrir que quiero dedicarme a algo que no tiene salida, o que mi pasión es el ganchillo ¿os imagináis?

En realidad, tengo algunas líneas de actuación dentro de mi plan pero prefiero ser cautelosa y no desvelar mi rama de emprendimiento hasta que no lo tenga claro y sepa que me va a hacer feliz. El hecho es que hay muchas cosas que hago y en las que en ocasiones ni estoy atenta a si estoy disfrutando o no, y creo que esa desconexión ahora me pasa factura y por eso me encuentro en la encrucijada en la que estoy.

Y para la semana que viene tengo muchos planes que me esperan y estoy ansiosa de comenzar. Por un lado inicio un curso de formación con www.hellocreatividad.com sobre “Diseña tu blog” impartido por Isabel Macías (www.melonblanc.com), y por otro, comienzo mi sesión de reinvención profesional con Montse Pujada (www.reinvencionprofesional.com). Como veis la cosa va de mujeres, y es que me he propuesto que mi proyecto esté impregnado todo de mujeres con talento. ¿Qué os parece?

Y mientras tanto… ¡Apostaremos por el multicolor!